Participación Social como factor protector de la salud mental para la infancia palestina refugiada

infancia_Palestina

Participación Social como factor protector de la salud mental para la infancia palestina refugiada

Salud mental de la infancia refugiada

¿Sabías que la participación social contribuye a una buena salud mental en menores en situación de vulnerabilidad como los niños/as refugiados palestinos?

Este hecho cobra aún más relevancia al considerar los desafíos únicos que enfrentan las familias palestinas en los momentos actuales. En esta entrada, analizamos la importancia de la participación social para la salud mental desde los resultados observados en un reciente estudio dirigido por Wilson, Turner-Halliday y Minnis (2021), que examinó la salud mental de la infancia palestina refugiada en Cisjordania.

El estudio reveló que ser un niño o una niña refugiado palestino está vinculado a un mayor riesgo de trastornos mentales comunes en comparación con niños en entornos similares no afectados por conflictos. La urgente necesidad de abordar los problemas de salud mental en jóvenes se ha convertido en un problema de salud pública mundial.

Síntomas psicosomáticos

El estudio encontró que los síntomas psicosomáticos (problemas físicos como el dolor que tiene su origen en factores emocionales o psicológicos) eran altamente prevalentes en esta muestra de niños refugiados palestinos. Descubrieron que el 41% de los niños/as presentaba síntomas psicosomáticos de niveles moderados a altos.

El estudio también destacó que los niños/as refugiados palestinos parecían tener menos recursos que promueven sus niveles de resiliencia en comparación con niños no refugiados de la misma zona geográfica. Los bajos recursos resilientes se relacionaron con un mayor riesgo de presentar trastornos mentales comunes y síntomas psicosomáticos.

Se conocen algunas dimensiones que ayudan a la resiliencia de los niños/as y adolescentes refugiados palestinos como son considerar las experiencias como “un ciclo inevitable”; “la esperanza de escape” y la importancia de “sobrevivir al presente”. Además, gracias al estudio citado antes, conocemos ciertos factores protectores la educación, las relaciones de apoyo y la participación social. Sin embargo, también es muy importante conocer aquellos factores de riesgo que inciden en agravar la salud mental de los niños/as como son la pobreza, la violencia y la marginación.

Participación social y salud mental

En conclusión, el estudio subraya la importancia de considerar la participación social, la educación y las relaciones de apoyo como elementos clave en la promoción de la salud mental de la infancia refugiada palestina. Estos hallazgos deberían informar las prácticas y políticas en el terreno, destacando el papel vital de educadores, profesionales y ONG en la creación de entornos que fomenten la participación social y la educación, contribuyendo así al bienestar de la infancia y la juventud en situaciones de vulnerabilidad.

Es la primera vez que se demuestra claramente la relación entre la participación social, la educación y las redes de apoyo en niños/as refugiados palestinos en Cisjordania con mejores niveles de salud mental y menores síntomas psicosomáticos. Estos resultados demuestran la urgencia de la formación especializada de aquellos profesionales que trabajan con niños/as y adolescentes en contextos más vulnerables, cómo son profesionales de ONG, voluntarios, educadores sociales…

Estos efectos corroboran la necesidad de que exista formación como es el Máster en Educación para la Participación Infantil y Juvenil, dirigido por la Universidad de Salamanca junto con la Fundación Plan B Educación Social. En este máster, se hace un énfasis en la importancia de adaptar los procesos participativos en poblaciones vulnerables como son la infancia y adolescencia refugiada.

Referencia bibliográfica: Wilson, N., Turner-Halliday, F., & Minnis, H. (2021). Escaping the inescapable: Risk of mental health disorder, somatic symptoms and resilience in Palestinian refugee children. Transcultural psychiatry, 58(2), 307–320. https://doi.org/10.1177/1363461520987070