La importancia de la participación infantil en la investigación social

Participacion-infantil

La importancia de la participación infantil en la investigación social

En la investigación social, la participación infantil es esencial para comprender y abordar las realidades que afectan a los niños y niñas. Incluir las voces de las infancias en las investigaciones sociales es crucial para evitar el adultocentrismo, fomentar el protagonismo activo y respetar las diversas formas de comunicación de cada niño y niña. Este artículo explora la importancia de esta inclusión que ofrece cambios significativos para las propuestas de trabajo con las infancias.

¿Por qué es clave la participación infantil en la investigación?

La participación infantil en investigaciones sociales debería ser imprescindible y un derecho fundamental. Incluir la voz de los niños y niñas en los procesos que viven no solo valida sus experiencias, sino que también enriquece la investigación con perspectivas auténticas y realmente inclusivas.

La investigación acción participativa (IAP) es una metodología que se destaca por su enfoque orientado a la transformación social y el empoderamiento de sus participantes. Actualmente, pueden encontrarse muchas referencias sobre estas experiencias que han obtenido resultados significativos.

Existen diferentes enfoques respecto a la participación de las infancias y juventudes dentro de las investigaciones, algunos más tradicionales como la etnografía con niños. Lo que diferencia a la IAP es que se centra en la corresponsabilidad y la colaboración desde el principio hasta el final del proceso.

El desarrollo de este campo, especialmente en las profesiones sociales como la Educación Social o el Trabajo Social, es crucial para facilitar esta participación, ya que permite contar con una herramienta fundamental: la intervención directa. Esto facilita tener el contacto directo con las personas y fomentar este protagonismo. De esta forma, los profesionales de la intervención que quieran incorporar estas metodologías tienen la responsabilidad de crear herramientas que fortalezcan el saber popular y alejen la investigación de enfoques hegemónicos. Esto implica un mayor desafío: no solo conocer y comprender las realidades de los niños y niñas, sino también involucrarlos activamente en la construcción del conocimiento.

Participación como forma de empoderamiento

Las investigaciones sociales que se centran en este tipo de metodologías tienen la certeza de que la inclusión de la voz infantil fomenta la emancipación y transformación social de sectores vulnerables. La participación de los niños y niñas no solo enriquece la investigación, sino que también promueve su empoderamiento y protagonismo activo.

Con el objetivo de dar a conocer este tipo de metodologías, la Universidad de Salamanca (USAL) junto a la Fundación Plan B Educación Social han lanzado el Máster en Educación para la Participación Infantil y Juvenil. Incluye prácticas en terreno y colaboración con ONG y asociaciones de España y Latinoamérica.

La profesionalización y especialización propuestas por el máster son fundamentales para pensar desde la promoción y la participación infanto-juvenil tanto dentro de las intervenciones sociales como dentro de los proyectos de intervención social.

Enfrentar los desafíos que estas metodologías proponen es una forma de contribuir a una investigación más inclusiva y transformadora. En un mundo de relaciones sociales cambiantes, es fundamental que los profesionales de la intervención utilicen sus conocimientos y habilidades para fomentar la participación infanto-juvenil y asegurar que sus voces sean escuchadas y respetadas en todos los procesos de investigación.