Feminismo, igualdad y participación social

front-view-women-protesting-outdoors

Feminismo, igualdad y participación social

Una mirada al feminismo desde la participación social de las infancias y las juventudes

El feminismo lleva muchos años avanzando en la lucha por la igualdad de género. Esto no sólo proporciona una mirada y una comprensión más profunda de la justicia social, sino que también se ha convertido en una herramienta poderosa para las infancias y juventudes. Involucrarse en temas de igualdad brinda la posibilidad de desafiar los roles tradicionales de género y favorecer la construcción de una ciudadanía más inclusiva y equitativa.

En este sentido, queremos explorar en este artículo cómo el feminismo y la participación infantil y juvenil pueden integrarse eficazmente en programas educativos y prácticas sociales. Eso sí, destacaremos que para ello es preciso que los y las profesionales tengan una formación transversal, continua y especializada tanto en participación, como en género y feminismo.

Avances feministas en la participación social

En España y Latinoamérica, el movimiento feminista ha impactado directamente en las infancias y juventudes incorporándolas como participantes activas en la lucha por los derechos. Esta escalada ha generado una poderosa herramienta para desafiar las estructuras patriarcales y transformar la sociedad de manera intergeneracional. 

Es con el movimiento feminista que las juventudes han podido desarrollar espacios de concienciación y discusión sobre las desigualdades de género. También les ha permitido analizar las formas en que dichas desigualdades afectan su vida cotidiana y sus espacios de socialización. Este camino de empoderamiento ha abierto la puerta a la exigencia de cambios profundos en todos los ámbitos: desde la vida cotidiana hasta las políticas sociales que perpetúan la desigualdad y la discriminación.

Otro punto importante es la creación de redes de apoyo y solidaridad entre las jóvenes, esto ha permitido construir vínculos afectivos donde compartir sus intereses, valores y preocupaciones. Ha brindado un sentido de pertenencia y comunidad, algo fundamental para su bienestar emocional y psicológico. En este sentido, las jóvenes han utilizado estos espacios para planificar acciones, organizar protestas, sensibilizar a la sociedad sobre las problemáticas que enfrentan, y exigir cambios a las autoridades.

La importancia de una formación continua y especializada

Lxs profesionales de lo social deben tener una formación continua tanto en participación como en feminismo e igualdad. Es imprescindible para poder abordar el tema en las intervenciones directas, así como en la promoción, creación o implementación de políticas públicas que promuevan la igualdad de género. 

La formación debe ser transversal y abarcar diferentes áreas de conocimiento y disciplinas de lo social. Una formación continua en participación y feminismo permitirá diseñar e implementar intervenciones comunitarias efectivas que aborden las desigualdades de género. Esta transversalidad también incluye trabajar con ONGs y asociaciones locales en proyectos que incorporen a mujeres y niñas; así como también a hombres, niños y  sus familias, para que adopten roles equitativos en la sociedad.

En un esfuerzo conjunto por impulsar la profesionalización de la participación social, la Universidad de Salamanca y la Fundación Plan B Educación Social han desarrollado el Máster en Educación para la Participación Infantil y Juvenil. Este programa integral, con un enfoque transversal de género e igualdad, dota a los participantes de las habilidades y conocimientos necesarios para llevar a cabo procesos participativos inclusivos, equitativos y transformadores.

El Máster en Educación para la Participación Infantil y Juvenil se dirige a profesionales y personas interesadas en contribuir a la construcción de sociedades más justas e igualitarias, donde la participación de la infancia y la juventud sea un pilar fundamental para el desarrollo social. Las preinscripciones a este máster online ya están abiertas.